domingo, diciembre 31, 2006

Cierre definitivo

El 2006 quedó atrás, y con el, un período de mi vida muy intenso y distinto. Mudarme a capital, ir a la universidad, conocer mucha gente, hacer amigos, abrir la mente y crecer. Aprender.
Un nuevo estilo de vida, nuevos objetivos, mayores desafíos. Parecía todo tan gris e imposible al principio que si me hubiesen dicho hace diez meses atrás que hoy estaría festejando haber vivido un año en bs.as. no lo hubiese creido. Así de compleja es la vida a veces, y suele hacernos este tipo de bromas.

Hoy, releo muchos de los posts de este blog, mi primer blog, donde conocí a tanta gente, donde lei tanto y escribi no tanto como hubiese querido, pero que me ayudo a expresarme de la manera que mas me gusta, a través de la escritura. Y no puedo evitar sentir una especie de melancolía, es como si viese fotos de mi vida, imágenes de cosas que sentí durante este tiempo, de cosas que me marcaron y que dejé plasmadas en estas páginas. Por eso me cuesta tanto tomar esta decisión, pero creo que es necesario un cambio y un cierre.

Adiós The Fool on the Hill. Gracias por tanto.-

miércoles, octubre 04, 2006

Cierre temporario

sábado, septiembre 02, 2006

Al día

Uff, hace cuánto que no me siento frente a la compu, tranquilo, a escribir y delirar como me gusta hacerlo a mi cada vez que puedo! Las materias de este cuatrimestre son un poco más dificiles que las del anterior (ok, tampoco wow, no quiero exagerar, pero bueno, es una excusa buena), y además empecé inglés, asi que tengo menos tiempo libre para dedicarle al blog. Pero no permitiré que muera (nota: Arwen, no me mandes al cementerio de blogs tan rápido la proxima che!).
Entre las cosas que pasaron en estos días que estuve ausente puedo citar:
  • Empecé la facu, cursé los primeros sábados de mi vida
  • Descubrí cuánto se puede odiar a un profesor de biofísica
  • Conocí las bibliotecas de las facultades de Farmacia, Medicina, y Económicas (Cada cual tiene lo suyo, pero la de Medicina se zarpa en silenciosa, y la de económicas tiene mucha onda je)
  • Visité el famoso "caminito" en uno de mis tantos recorridos turísticos por la city porteña
  • The Fool on the Hill llegó a las 3000 visitas! (clap clap)
  • Falta menos de una semana para mi cumpleaños y se está planeando una mega fiesta =) (?) jeje

Bueno ahora me puse al día con todos ustedes, prometo pasar por sus blogs a saludarlos pronto :) jeje

Saludos!

martes, agosto 15, 2006

Búsquedas

¿Cómo llega alguna gente a mi blog?
Con esta pequeña pregunta en la cabeza, me puse a mirar la cuenta de BlogPatrol (chivazo) y entre a las estadísticas. Y algunas personas llegaron a mi blog por búsquedas en google, yahoo o similares. Me llamó la atención, ¿alguién me buscó por el google? No podía creerlo. Peero la emoción y el orgullo no duraron demasiado. Se me fueron cuando me puse a mirar detenidamente las palabras que habían utilizado para llegar a mi blog. Y estoy pensando seriamente en dedicarme a otra cosa. Miren, si no...
  • "embole" (MSN)
  • "quiz termodinámica" (Google)
  • "poema dadaísta es" (Google)
  • "mal humor" (MSN)
  • "eros del silencio" (MSN)
  • "Londres para corazones despistados" (Google)
  • "fotos de chicas traviesas de argentina" (Yahoo)
  • "fotos pocas pulgas" (Google)
Y esto sólo para citar algunas key words que encontre de la larga y extraña lista. Algunas las puedo entender, pero algunas son muy graciosas, quién puede poner "embole" o "mal humor" en un buscador?! Osea, que pensas encontrar?! jajaja

Ya sabía que mi blog es un embole y que soy un mala onda, pero esto ya es un golpe fuerte para mi ego che! Vamos gente que busca cosas interesantes, media pila, entren a mi blog! =)

viernes, agosto 04, 2006

Hisotoria del escritor sin historia

Me siento a la computadora, hoy como todas las tardes del invierno, a las 6 en punto de la tarde, con una taza de café, un vaso y una jarra de agua, hojas y lapicera, nunca se sabe cuándo puede ser la próxima vez que me levante de la silla, no sea cosa que tenga que levantarme en medio de un flash de creatividad para ir a buscar algo. El frío afuera es increíble. Miro por la ventana, por la que apenas entran los últimos rayos de luz que iluminan mi pantalla, y veo un cielo casi totalmente encapotado, todo el paisaje de mi triste jardín bañado por una luz mortecina que lo hace inerte, como un cementerio de plantas en escala de grises. Si hasta un pájaro, que acaba de posarse en el cable de la luz, no tiene necesidad de hacer equilibrio sobre él, parece que hasta el viento afuera se ha detenido. Y ahí parado, suspendido en medio de la nada, se asemeja a una pequeña estatua insólitamente olvidada ahí por algún artista despistado, de esos que abundan hoy en día.
Vuelvo la vista hacia mi hoja en blanco, no debes desconcentrarte, me advierte una barra titilante frente a mí, o sino nunca terminarás. Revuelvo inconscientemente en mi subconsciente, consciente de que será en vano, tratando de hallar algo que me sirva para comenzar a escribir. Una anécdota cualquiera, una tarde con amigos, una historia que me haya contado un vecino con ganas de charlar, o un ocasional compañero de asiento en el colectivo rumbo a retiro. Lo que sea, cualquier palabra de cualquier conversación que haya quedado guardada en mi cabeza puede servirme para empezar a escribir. Pero hoy no aparece nada. Miro y miro pero mi cabeza, como el jardín, hoy parece estar detenida en el tiempo. Lo intento diez minutos más, escarbo en los encuentros fortuitos de la última semana, en los paisajes que logré retener de mis caminatas diarias por el centro de la ciudad, programas de televisión, películas, la discusión que soporté en el ascensor cuarto piso o la historia que me contó el abuelo aquella tarde de lluvia y corte de luz en febrero del 97. Pero nada logra encender mi inspiración hoy, como ayer, como todos los días a las 6 en punto, taza de café y jarra de agua. La hoja sigue esperándome blanca, virgen, sedienta, el frío sigue endureciendo la vida afuera, y yo sigo pensando inútilmente. Parece que las musas también tienen sus vacaciones.

jueves, julio 20, 2006

Amistad

La amistad es uno de los tesoros más difíciles de hallar. Pero cuando lo encontramos, es de los mas valiosos, y de los más preciosos para compartir. Porque sino se comparte, entonces no es verdadera.
Sin duda, los verdaderos amigos, esos que nos miran y nos leen la mente, desnudan nuestros sentimientos y siempre, siempre, saben qué decirnos; esos que con un simple abrazo, nos llenan de energía y nos hacen sentir reconfortados, por el simple hecho de saber que hay alguien dispuesto a brindarnos una mano cuando la necesitemos; esos que siempre están ahí para reirse con nosotros en la cosas divertidas de la vida, o para prestarnos su hombro cuando las cosas no están bien; esos, esos amigos, son muy pocos, y se cuentan con los dedos de las manos.
Por eso hoy quiero brindar por ellos, por todos los que han encontrado la verdadera amistad, por todos los que gozan de una mano amiga, de una sonrisa compañera, de un alma gemela.
Para todos ellos, un muy feliz día del amigo.

miércoles, julio 12, 2006

Grano de tiempo

Adoro cuando el tiempo rebalsa por doquier. Cuando las nubes pasan lento, y el pasto crece de a poco, muy de a poco. Y adoro poder observar todos esos detalles en los que nadie repara. Esa baldosa que esta rota. Esa casa que pintaron. Ese cesto de basura nuevo que pusieron en la avenida principal. Esas cosas pequeñas que nos rodean silenciosas, ansiosas de que alguien les eche una mirada de vez en cuando, aunque sea de casualidad. Pero que nunca hacemos, porque corremos, porque vamos de aquí para allá mirando hacia todos lados, pero no viendo nada. Hablando con cientos de personas por día, pero no conversando con nadie. Esperando que la semana termine pronto, para que llegue el sábado, y domingo, y lunes otra vez, y otra vez lo mismo. Y nos enceguecemos, y nos olvidamos de todo, y sólo somos nosotros encerrados en nosotros mismos. Muchos “yo” caminando solos por la vida y chocando por el mundo, sin destino, sin sentido, sin nada.
Por eso ahora el silencio, la paz, la tranquilidad, de los que tanto renegué alguna vez, me parecen tesoros invalorables en un mundo que elogia la velocidad, el automatismo y el individualismo por sobre todas las cosas. Salir a caminar, escuchar el ruido de los árboles entre las ráfagas de viento, y sentir el aire frío en la cara, ver las nubes moverse sobre mi cabeza lentamente, ver las estrellas encenderse en el firmamento infinito, son cosas que me hacen sentir vivo. Ahora entiendo que son cosas que no todos llegan a ver, con ojos demasiado nublados para estas cosas insignificantes de la vida. Agradezco poder volver cada tanto a mi hogar, y recordarme a mí mismo que sólo soy un pequeño grano de arena en el gran universo de la naturaleza.


[De regreso en mi ciudad, de vacaciones. Perdón por la ausencia.]